Senso dallo cuore

IMAGINANDO EL CORAZON
Conocer el corazón es un antiguo sueño del hombre. Desde la época prehistórica ya hacia una presentación topográfica del corazón, como lo muestran las pinturas de una cueva de Altamira en España.
La imaginación del corazón a través de los años no solo ha sido un recurso de inspiración para el artista, sino una fuente de información para el cardiólogo. Muchas técnicas pueden representar ese objetivo.
Como al artista las imágenes, nos permiten ver el corazón desde diferentes proyecciones, externas e internas, con diferentes trazados. Podemos sustraer estructuras, pegarlas, marcarlas, teñirlas con material de contraste, podemos viajar virtualmente por las cavidades e imaginarnos el corazón y su patología de mil maneras.
Los cardiólogos como los artistas nos imaginamos el corazón de mil maneras distintas. Cecilia con esta muestra lo ha imaginado a su manera….:”apasionado”, “herido”, “borracho”, “enamorado”, contaminado”, etc.
Dr. Marcos Amuchástegui

PASIONES: REENCUENTRO CON LA MEMORIA
¡Qué hermoso es poder contemplarse en la memoria del otro, que certeza de paz, que agua mansa que augura buena cosecha!
PASIONES me ha regalado el reencuentro con la memoria.
El corazón donde habitamos cada uno en lo secreto, se expresa en la magia de la pasión; qué más humano que el corazón, qué más humano que la pasión.
Haciendo memoria de Pasiones, surge en mi aquella imagen del corazón apasionado, sin frases, sin palabras, será porque cuando la pasión sale del corazón no puede ser contenida en ninguna palabra, hay en lo humano algo que es ininteligible pero no por ello irreal.
Sin embargo, ¿cómo algo tan sublime puede ser tan efímero?
Es el tiempo y la vida que en él transcurre quien nos enseña a poner nombre a las cosas, fundamentalmente a nuestras heridas, ¿será porque no nos resignamos al silencio y necesitamos de sonidos que nos expliquen algún porqué?, ¿o será que la pasión necesita encontrarse con la inteligencia para manifestar la pureza de la verdad?
Corazón apasionado, largo y doloroso es tu camino hacia la verdad; hermoso y maravilloso es poder transitarlo.
Corazón apasionado que muchas veces tienes que recurrir a los artilugios de las posturas para poder sobrevivir.
Corazón apasionado que otras veces mantienes la atención del que espera para no desesperar.
Corazón apasionado que como el escorpión te clavas el aguijón del recuerdo para decretar tu fin.
Sin embargo, tu duelo, tu muerte son transitorias; es sólo el tiempo que tardas en vencer el miedo por herirte nuevamente y darte cuenta, que en definitiva, tu herida anterior te ha fortalecido, te ha engrandecido en tu verdad, en tu bella verdad.
Cura Daniel Nardini